• slidebg1

La importancia del UX en el desarrollo de Apps (I)


Sobre UX o la Experiencia de Usuario.

Está de moda, lo escuchamos en todos lados, en ocasiones de manera más acertada y en otras, con menos fortuna, sacado totalmente de contexto.

No se trata de un concepto nuevo, y desde hace años viene acompañándonos en cada decisión que tomamos al diseñar y desarrollar una aplicación, app o página web . Quizá las dos grandes diferencias (y el porqué de la importancia) que tiene hoy en día radican en el usuario y la empresa.

Partiremos del principio,

¿Qué es UX? Según el creador de este concepto, Don Norman dijo:

Inventé el término porque pensé que el diseño de interfaces humanas y la usabilidad abarcaban demasiado poco: yo quería cubrir todos los aspectos de la experiencia de las personas con un sistema, incluido el diseño industrial, gráfico, de interfaces, la interacción física y la manual”

Podríamos definirlo entonces como el conjunto de factores y elementos relativos a la interacción del usuario, con un entorno o dispositivo concretos y cuyo resultado es la generación de una percepción positiva o negativa de dicho servicio, producto o dispositivo. Dicho de una manera más cercana, se trata del nivel de satisfacción total del usuario cuando utiliza tu producto. Ésta depende no sólo de los factores relativos al diseño (usabilidad, accesibilidad, diseño gráfico y visual, calidad de los contenidos, buscabilidad o encontrabilidad, utilidad, etc) sino además de aspectos relativos a las emociones, sentimientos, construcción y transmisión de la marca, confiabilidad del producto, etc. Es una herramienta muy poderosa, de ello depende que se queden o se marchen, y también forjará una opinión del producto en ellos, que tarde o temprano saldrá a relucir poniendo al usuario de tu lado o, frente a ti.

Aún así, ¿tan importante es?

Un informe en el “Global Web Index” revela que 8 de cada 10 usuarios de Internet son usuarios de smartphone. Si a este dato le sumamos el estudio realizado por la compañía de análisis de aplicaciones "Flurry", tenemos que el promedio de tiempo que los usuarios pasan pegados a su móviles y/o las tabletas es de 158 minutos diario. De este tiempo, el usuario medio gasta 127 minutos en aplicaciones móviles y sólo 31 minutos en webs.

Pero, aún hay más, la tendencia dice que en poco tiempo el uso del móvil se impondrá como el más usado por los usuarios para su acceso a contenido digital, y esto no significa otra cosa más que la experiencia de usuario personalizada será la norma y no una excepción.

Pero hablemos de los usuarios. Por una parte, debemos considerar que la aplicaciones móviles ya son parte de nuestro día a día, y eso ha hecho que los usuarios cada vez tengan un gusto más pulido sobre diseño y usabilidad, han sido educados visual y técnicamente a lo largo de estos años. Ya no solo se limitan a usar las aplicaciones o contentarse con un diseño atractivo. El usuario de hoy exige una mínima calidad a la hora de enfrentarse a una aplicación, conceptos como la simplicidad de uso, velocidad de acción (facilitar las acciones del usuario) mantener informado al usuario de manera clara (si algo parece extraño es posible que el usuario desconfíe de ello), lenguaje y diseño cercano (evitar jerga técnica), la seguridad o el orden de navegación, entre muchos otros, son básicos cuando pretendes que tu aplicación tenga una aceptación social considerable, o al menos, que el usuario al que alcance no la elimine a los 5 min de tenerla en su smartphone (práctica muy habitual actualmente).

Por otra parte, el concepto “UX” ha cobrado una fiera importancia dentro de la empresa, donde se dan cuenta del valor que supone ya no solo como una manera de diferenciarse en el mercado frente a la competencia (ese gran reto de cualquier empresa), sino también como una herramienta para afianzar usuarios dándoles junto al producto que adquieren una experiencia de uso cómoda y humana, convirtiendo al consumidor en un defensor de la marca del producto. Al final se trata de la búsqueda de la satisfacción del usuario sobre la marca. Y, nos preguntamos, ¿puede el UX ayudar en esa tarea? Si, y esto es por lo que el UX cobra tanta fuerza hoy en día, y es por lo que la empresa y sectores como el marketing o el diseño hacen tanto hincapié en su buen uso. Es el motivo por al que nace la figura del diseñador UX, cuya principal función radica en hacer girar el diseño en torno a la persona. A veces lo que funciona desde un punto de vista estético, puede no funcionar de la misma manera en las manos de un usuario, suponiendo esto una experiencia frustrante para el consumidor, y, en consecuencia, para el producto.

Entonces, ¿Cómo empezamos ha trabajar en UX? ¿Qué mejorar?

Podríamos poner como partida tres notas a tener en cuenta.

· Conocer al usuario al que va destinado el producto (investigación cualitativa y cuantitativa)

· Las preguntas de partida: ¿Que necesidades tiene el usuario? ¿Qué capacidades? ¿Qué espera encontrarse? ¿Qué le motiva a usarlo?

· Pon a prueba lo diseñado, testa la aplicación (a través de los usuarios) y nunca menosprecies el feedback que recibas por parte del usuario, algo que seguro, hará mejorar tu producto.

Continuaremos hablando sobre el diseño UX e incorporaremos a su allegado, el diseño UI (conceptos que habitualmente se suelen confundir o tomar por iguales siendo diferentes, aunque, complementarios). Una de esas parejas inseparables como Bonny & Clyde, Batman y Robín o, el clásico, poli bueno/poli malo.

Públicado el 15/02/2016

Comparte este post:

CATEGORÍAS: Actualidad Desarrollo Diseño