• slidebg1

Apps por y para todos


¿Podemos decir que las apps que desarrollamos son para todo el mundo? Como desarrolladores de aplicaciones móviles estamos acostumbrados a clasificar las aplicaciones por categorías del tipo ocio, deportes, negocio, educación,... También según el público al que van dirigidas en función de contenido que manejen.

Para las personas con diversidad funcional, hay dos tipos de aplicaciones vitales: accesibles y asistivas.

Una aplicación accesible es aquella diseñada de acuerdo con las directrices de interfaces de usuario, de modo que las personas con alguna discapacidad física o intelectual puedan manejarlas con éxito. Por ejemplo, personas con discapacidad visual, auditiva, motora o cognitiva.

Una aplicación asistiva, por otro lado, es aquella que permite a individuos con alguna necesidad de apoyo, involucrarse en las mismas actividades o realizar las mismas tareas que aquellos sin esa discapacidad o necesidad. Por ejemplo, identificación del valor de un billete a una persona con baja visión, traducción simultánea a lengua de signos para una persona sorda, transcripción de texto dictado para personas con movilidad reducida, o recordatorios para personas con alguna discapacidad cognitiva. Naturalmente las aplicaciones asistivas también deberían ser accesibles.

Tanto unas como otras están en auge, aunque queda mucho por hacer. Cada vez más, las grandes empresas de tecnología móvil como Google y Apple dedican sus esfuerzos en, por un lado, ofrecer soporte para facilitar a los desarrolladores la accesibilidad de sus aplicaciones, y por otro, desarrollando tecnologías asistivas que integran en sus propios sistemas. Como pueden ser las líneas Braille conectadas por bluetooth que ambos ofrecen o el control por voz.

La portabilidad y alto rendimiento de los dispositivos móviles de hoy en día significa que una persona con discapacidad dispone de una potente herramienta de resolución de problemas allá donde quiera que vaya, ya sea por ocio, en casa, o por trabajo.

Debemos tener en cuenta también que, elevar el nivel de accesibilidad de nuestras aplicaciones puede tener un gran impacto en la empleabilidad de las personas con necesidades espciales.

Cada semana nos llegan ideas de aplicaciones para facilitar el día a día de nuestros clientes. Aplicaciones de gestión empresarial, aplicaciones de entretenimiento, aplicaciones de servicios. Si pensamos en personas con apoyos específicos, seguro que se nos vienen a la mente millones de ideas que deberían existir y no existen. Como desarrolladores tenemos la responsabilidad de que esto cambie. Somos nosotros los que diseñamos aplicaciones no accesibles y las implementamos no accesibles. Hay mil ejemplos, daría para otro post. Uno sencillo, los gestos que requieren dos dedos pueden no ser factibles para los usuarios con movilidad reducida o para aquellos que utilizan un lápiz óptico . Sin embargo existen gestos y mecanismos alternativos. En este caso podemos apoyarnos en las soluciones nativas que nos ofrecen iOS y Android, por ejemplo.

Como desarrolladora de Android me enfrento cada día a problemas debidos a la gran segmentación de dispositivos de la plataforma. ¿ Y la alegría que nos da cuando al subir una aplicación a la tienda nos dice que es compatible con 7589 dispositivos?. Todos nos hemos enfrentado alguna vez con problemas con las fotos de los dispositivos Samsung, o con ese dispositivo de marca desconocida en el que el diseño se desmonta por completo, hay dispositivos con SD y si ella, con Bluetooth 4.0 y sin él, ¿ y si pierdo la cobertura, como se comportará mi aplicación?, por no hablar de las diferentes versiones del operativo. Sin embargo, lo asumimos como un reto propio de nuestro trabajo. Porque nuestras aplicaciones deben de funcionar a la perfección en cualquier dispositivo y versión, por minoritario que sea. ¿Curioso, no? Parece creíble que, si podemos hacer cualquier hack para que nuestra aplicación funcione en cualquier dispositivo, podremos hacerla accesible.

Captura de pantalla 2016-03-10 a las 11.08.45Captura de pantalla 2016-03-10 a las 10.57.28Captura de pantalla 2016-03-10 a las 10.59.04

Capturas de pantalla sacadas de la Play Store de la app "Emotions and Feelings - Autism" que ayuda a desarrollar las habilidades sociales de niños autistas.

La tecnología avanza, y en nuestras manos está aprovecharla. Se dice que muchos avances tecnológicos benefician a todo el mundo aumentando la productividad y competitividad suponiendo un crecimiento económico. Sin embargo, para las personas con discapacidad, las innovaciones resultantes de las tecnologías asistivas pueden suponer una mejora en su calidad de vida. No sabemos lo que nos depara el futuro, ni las tecnologías del mañana, pero lo que sí sabemos es que como desarrolladores podemos ayudar a mucho a estas personas. Un buen desarrollador no es sólo aquel al día técnicamente sino también aquel atento a las necesidades y creativo.

Públicado el 10/03/2016

Comparte este post: